Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

  • ¿Cuándo es conveniente iniciar tratamiento de Logopedia después de haber sufrido un daño cerebral por accidente cerebro vascular o traumatismo cráneo-encefálico?

El inicio va a depender del estado de salud de cada paciente tras haber sufrido el daño cerebral, pero es aconsejable que sea lo más precoz posible. Las posibilidades de recuperación de las funciones que se han afectado son mayores durante los primeros meses.

  • ¿Por qué el ortodoncista me deriva al Logopeda?

Algunas personas, tanto niños como adultos, presentan una deglución disfuncional que ocasiona alteraciones en la correcta implantación dental y en la funcionalidad de la musculatura involucrada en el acto de tragar. En estos casos, para aumentar su eficacia, el tratamiento ortodóntico debe complementarse con el tratamiento logopédico a cargo de un profesional formado específicamente para ello.

  • Mi hijo todavía no habla, ¿es normal?

El inicio del lenguaje varía de unos niños a otros. Si bien no existe una edad determinada a la que deba iniciarse el desarrollo lingüístico, el logopeda valora, tras una evaluación ajustada a cada caso y en función de diferentes indicadores, el caso en concreto y determina la necesidad de iniciar tratamiento de logopedia.

  • Mi hijo no pronuncia correctamente, ¿cuándo puede necesitar ayuda?

Cuando se aprecia que un niño no es capaz de pronunciar correctamente uno o varios fonemas, lo más adecuado es consultar con un Logoeda par que valore en ese caso en concreto si es necesario que el nio reciba un tratamiento. La correcta pronunciación va a depender de varios factores por lo que no se puede generalizar y establecer una edad límite igual para todos los niños.

  • Mi hijo no pronuncia correctamente, ¿cuándo puede necesitar ayuda?

La correcta pronunciación va a depender de varios factores: de la edad del niño, del fonema alterado, de la presencia de antecedentes patológicos, etc. Por ello, no se puede generalizar y establecer una edad límite igual para todos los niños.
Cuando se aprecia que un niño no es capaz de pronunciar correctamente uno o varios fonemas, lo más adecuado es consultar con un Logopeda para que valore en ese caso en concreto si es necesario que el niño reciba un tratamiento.
Si un niño no sabe pronunciar un determinado sonido, llamarle la atención o corregirle directamente de forma reiterada puede complicar la situación.

  • Mi hijo ha comenzado a tartamudear, ¿debo darle importancia?

Los niños pequeños pueden experimentar un proceso pasajero de alteración de la fluidez. Es conveniente ponerlo en conocimiento de un Logopeda, quien valorará la necesidad o no de actuar directamente con el menor y/o dar pautas de actuación a los padres. Un buen consejo inicial es no corregir directamente al niño ni llamarle la atención sobre sus tartamudeos; ya que, aunque la intención sea buena, puede generar mayores problemas.

  • Sufro ronquera con cierta frecuencia, ¿podría tener un problema de voz?

Cuando las cualidades acústicas de la voz se ven alteradas (lo que coloquialmente denominamos “estar afónico”) con bastante frecuencia  o bien han aparecido por primera vez y se mantienen durante más de 15 días, podríamos estar ante una afectación orgánica de las cuerdas vocales. Es el momento oportuno para consultar con un especialista en otorrinolaringología que pueda valorar el estado de las cuerdas vocales. El tratamiento funcional  de estas patologías, que podemos encontrar tanto en niños como en adultos, corresponde al logopeda.

  • Mi hijo no lee con fluidez y/o no comprende lo que lee

Cuando el aprendizaje de la lectoescritura no ha sido fácil para el niño, cuando su lectura en voz alta no es fluida y/o comete errores, y cuando no comprende lo que lee, el Logopeda valora las dificultades que tiene el niño y determina la necesidad de llevar a cabo un tratamiento específico de las mismas que ayude a superarlas. En muchas ocasiones, además, las dificultades de lectura van unidas a dificultades de escritura.

  • ¿Qué importancia tiene un correcto desarrollo del Lenguaje?

El desarrollo del lenguaje está estrechamente ligado al desarrollo cognitivo. El lenguaje forma parte del desarrollo integral del individuo y nos permite la integración social. A medida que crecemos, el lenguaje va ganando importancia tanto en el entorno educativo como en las relaciones sociales. Toda nuestra actividad humana está rodeada de lenguaje. Por tanto un adecuado desarrollo del lenguaje aumenta las posibilidades de desarrollo, de crecimiento personal y de establecimiento de unas relaciones sociales satisfactorias.

  • ¿Sigue mi hijo un desarrollo evolutivo normal?

Desde el nacimiento, los niños deben seguir un desarrollo madurativo integral en distintas áreas (motora, lingüística, cognitiva, de relación social y autonomía personal) acorde a su edad cronológica. Ante cualquier sospecha de que el niño pueda estar acumulando retraso en las adquisiciones evolutivas que le corresponden, debemos consultar con profesionales especializados en Atención Temprana y Desarrollo Infantil para la valoración del caso y de los posibles factores tanto individuales como del entorno que puedan estar afectando al desarrollo del niño.

  • “Mi hijo no puede parar quieto. Se distrae con facilidad. Puede pasar horas con la consola, pero la profesora me dice que es incapaz de atender en clase”. ¿Qué puede pasar?

La infancia se caracteriza por ser un periodo dinámico, de constantes cambios, y los niños no han desarrollado plenamente las capacidades de autocontrol y regulación de la conducta. Por ello, no es razonable esperar que un niño haga todo lo que le ordenemos a la primera o que esté quieto y callado siempre que lo necesitemos. No obstante, cuando tanto desde la familia como desde el contexto escolar se aprecian signos evidentes de alteraciones en la atención o en la conducta, es recomendable contactar con profesionales que puedan realizar una valoración psicológica y psicopedagógica integral que complemente esas informaciones aportadas y así orientar a la familia.

  • ¿Debo preocuparme si mi hijo no me mira a los ojos?

El contacto ocular es uno de los prerrequisitos comunicativos más importantes en los hitos evolutivos de la infancia, ya que sienta las bases de la atención compartida y de las primeras protoconversaciones entre padres y bebé. Nuestra recomendación es que si observas este tipo de comportamiento en tu hijo, acudas a un profesional sanitario para que os derive al especialista pertinente, ya que puede ser síntoma de diferentes dificultades en el desarrollo (retraso madurativo, TEA, TEL…)

  • ¿Durante cuánto tiempo tendré que acudir a las sesiones de logopedia?

Tras una valoración inicial, diseñamos un programa terapéutico individualizado en el que se definen los objetivos buscados y el tiempo estimado del tratamiento. No obstante, será la evolución diaria del paciente la que, en última instancia, marque los tiempos. Tan pronto el logopeda considera que se han alcanzado los objetivos establecidos, se procede al alta inmediata, con la posibilidad de prestar apoyo puntual al paciente en el momento en que este lo requiera.

  • Mi hijo recibe atención en el centro escolar. ¿Debe recibir apoyo logopédico complementario?

Si los padres están satisfechos con la mejoría experimentada por su hijo, es obvio que la atención que recibe es suficiente. Sin embargo, por lo general, el volumen de alumnos con necesidades logopédicas suele ser tan grande, que no es habitual que el centro escolar pueda ofrecer el número de sesiones que el niño necesita o reduce esa atención a los casos más serios. Son los padres quienes deben decidir la conveniencia de que su hijo reciba apoyo logopédico adicional coordinado, obviamente, con el prestado en el centro escolar.

  • ¿Por qué se programan actividades complementarias para el hogar?

Cuando se recomiendan a la familia y al entorno diferentes actividades, éstas no sustituyen la labor realizada en el centro de atención, sino que buscan generalizar los avances y progresos a la vida cotidiana del niño. Los padres interactúan con los hijos en una variedad mucho más rica de situaciones que la mera presencia en el centro de rehabilitación, por lo que favorecen la consolidación de las adquisiciones.

¿Necesitas más información?

Realiza tu consulta de forma gratuita y sin compromiso