Alertas claves para el cuidado de la voz: la disfonía, falta de aire e irritación en la garganta

Desde el año 1999 se celebra todos los 16 de abril, el Día Mundial de la Voz. Su fin es el concientizar sobre la importancia del cuidado y buen uso del habla. Su correcto funcionamiento asegura que una de las cualidades humanas por excelencia no genere complicaciones de salud de mayor riesgo. Existen varios desencadenantes que, si bien actualmente no son tenidos en cuenta del todo, pueden ocasionar trastornos y patologías hasta irreversibles.

“Las patologías funcionales son las más comunes ante el abuso y mal uso vocal; algunas de ellas modifican la estructura de las cuerdas vocales (nódulos, pólipos, quistes) y otras solo alteran la dinámica muscular pero siempre en todos los casos la disfonía, de leve a severa, está presente. Muchas veces los pacientes, registran que su voz no es la misma, aunque los demás no noten esa diferencia”, resaltó a InfobaeDébora Gutkin presidente de la Sociedad Argentina de la Voz.

Aproximadamente un 5% de la población mundial sufre de algún trastorno vocal que requiere de atención médica especializada; la mayor prevalencia es entre los 25 y los 45 años de edad, y se da principalmente, en ciertas profesiones cuyo uso es excesivo. Existe un gran progreso científico durante los últimos años en cuanto a recursos y diagnósticos terapéuticos y preventivos.

“Hay ciertos grupos de profesionales que deben tener un mayor cuidado que otros, debido a su extenso uso vocal. Por ejemplo, todas aquellas en las que la voz es protagonista, es decir que se la usa como medio de expresión artística (actores, cantantes, locutores, animadores) y en la que es un medio de desempeño laboral (docentes, telemarketers, oradores, vendedores). Ciertas complicaciones en el aparato fonador, pueden surgir por el mal uso vocal como también, por el abuso en el uso de la voz, aún en aquellas personas que tienen un técnica determinada para su uso”, aseguró a Infobae la especialista Gutkin.

Síntomas para estar alerta

Existen varios factores que permiten estar alerta a la hora de observar cambios drásticos en el habla. Las licenciadas Roberta Martínez y María Roxana Martin, fonoudiólogas del Hospital Universitario Austral, aseguraron

Picazón, ardor e irritación de la garganta son algunas de las señales de alarma para contactar al especialista. Existen otros síntomas que requieren ser tratados como la falta de aire para terminar una frase, el cansancio al hablar, el dolor y la tensión en el cuello, la sensación de que la voz pierde volumen, su sonido ronco y la dificultad para recuperar la voz luego de un resfrío, son algunos síntomas que hacen que la consulta médica sea necesaria”.

Cuidados básico al presentar disfonía, uno de los síntomas claves de complicaciones foniátricas

Una de las claves principales es la ingesta de abundante agua. Esto permite que las cuerdas vocales se mantengan hidratadas correctamente. Resulta muy importante evitar bebidas que contengan alcohol o bien bebidas secas como café, mate y hasta cítricos, los cuales secan la garganta y proliferan el desarrollos del sonido ronco y rasposo en la voz. Por supuesto, el cigarrillo encabeza uno de los causantes número uno de las patologías del aparato fonador.

El ahorro del uso vocal, dormir las horas necesarias que el cuerpo necesite como también una correcta alimentación, sobre todo si se presenta reflujo gastroesofágico, son también claves para el cuidado y la salud del organismo.

“En las diferentes campañas del Día Mundial de la Voz realizadas hasta la fecha, aproximadamente el 70% padecía algún tipo de disfonía orgánica o funcional, de leve a severa. Es importante aclarar que generalmente se acercan a controlarse quienes registran alguno de los síntomas mencionados, por eso recalcar la importancia de controles resulta fundamental”, subrayó Gutkin.

Noticia original